Tarjetas de Crédito

¿Qué es una tarjetas de crédito?

Las tarjetas de crédito son medios de pago que permiten que el usuario tenga disponible una determinada cantidad de dinero pero sin tener que disponer de esa cantidad en el saldo de su cuenta. Este saldo disponible le permite al usuario realizar compras o sacar dinero en efectivo.

¿El dinero es gratis? 

Rotundamente NO. Las entidades financieras que emiten las tarjetas de crédito imponen algunas exigencias a cambio de prestar ese dinero por adelantado.

  1. El cliente para poder disponer de la tarjeta de crédito deberá haber superado una serie evaluaciones financieras que le impondrá la entidad emisora de la tarjeta de crédito. El resultado de estas evaluaciones determinara si se emite la tarjeta y las condiciones del crédito.
  2.  Por otro, el cliente se compromete a devolver el dinero prestado en el plazo pactado y junto al pago de unos intereses que, habitualmente son elevados

Sin embargo, hay algunas formas de conseguir que tu banco te preste dinero sin pagar intereses por ello: Por un lado, si utilizamos el método de pago a final de mes: es decir, si el reembolso de la deuda se retrasa sólo hasta el final del mes o el principio del mes siguiente, la operación no suele implicar el pago de intereses. Por otro lado, algunos bancos suelen lanzar promociones especi­ficas que permiten financiar operaciones a corto plazo (por ejemplo, a tres meses) sin pagar intereses ni comisiones.

Tarjetas de crédito ¿Cómo puedo pagar?

Las tarjetas de crédito permiten al cliente obtener dinero por adelantado, una cifra que tendrá que devolver en un plazo determinado y junto con el pago de intereses. Sin embargo, el tiempo disponible para devolver la deuda puede variar en función del tipo de tarjeta del que hablemos. Los más comunes son. 

Pago mensual: las tarjetas que utilizan esta modalidad cargan todos los pagos realizados durante un mes en los primeros dí­as del mes siguiente (normalmente, de 1 al 5). En muchos casos, no se cobran intereses por este aplazamiento y, si es así, suelen ser más bajos que si los pagos se hicieran a plazos.
 

Pago aplazado o revolving: mediante este sistema, el consumidor puede dividir la deuda pendiente de dos maneras diferentes: bien eligiendo una cuota fija a pagar cada mes, o bien estableciendo un plazo fijo para devolver el dinero, como ocurre con los préstamos bancarios. A la hora de elegir este sistema, el usuario debe ser especialmente cuidadoso, sobre todo si opta por establecer una cuota especifica para devolver el dinero. En este caso, si la cuota mensual es muy baja, puede no ser suficiente para pagar la deuda pendiente, lo que generaría nuevos intereses y haría que la amortización se alargara demasiado.

¿Cuál es la diferencia entre tarjetas de crédito y las tarjetas de débito?

El usuario sólo puede utilizar el dinero de su cuenta bancaria con tarjetas de débito. En otras palabras, su banco no pone dinero a su disposición, sino que sólo puede contar con sus ahorros. Sin embargo, en caso de que te quedes sin fondos, algunos bancos te permitirán seguir utilizando tu tarjeta, aunque te cobrarán una comisión por dejar tu cuenta en números rojos. En concreto, se les cobrará por una serie de conceptos: el aviso de descubierto (es decir, por notificar que la cuenta se ha quedado sin fondos), la comisión de saldo deudor (un porcentaje sobre la mayor cantidad que se deba al banco) y los intereses de demora aplicados sobre el total de la deuda del usuario.

¿Cuál es la diferencia entre las tarjetas monedero y las tarjetas de credito?

Las tarjetas monedero son tarjetas de plástico que funcionan cuando el usuario deposita en ellas una determinada cantidad de dinero. Es decir, en este caso, es necesario que el cliente del banco aumente el importe del crédito que desea utilizar para poder pagar con él.

En los últimos años, las tarjetas monedero se han popularizado gracias al aumento del comercio en línea. Este sistema de pago permite a los usuarios operar de forma totalmente segura, ya que no existe ningún vínculo entre estos plásticos y su cuenta bancaria.

Tarjetas de la tienda: ¿Funcionan igual que las demás tarjetas de crédito?

Cada vez son más los grandes almacenes que tienen sus propias tarjetas de fidelidad, es decir, sistemas de pago con los que sus clientes pueden aplazar las compras que realizan y disfrutar de una serie de ventajas. En algunos casos, estas tarjetas de fidelidad sólo permiten pagar las compras propias, pero cada vez son más las que permiten pagar en cualquier lugar.

¿Qué tasas tengo que pagar por utilizar una tarjeta de crédito?

Cuando contratas una tarjeta de crédito tendrás que pagar unos cargos en concepto de emisión y renovación de la tarjeta. La comisión de emisión solo se paga cuando la entidad financiera nos hace entrega de la tarjeta de crédito al usuario y se trata de una cantidad fija. Es habitual que si el cliente tiene la nómina domiciliada se le suele condonar este importe. Sin embargo, con el coste de renovación no ocurre lo mismo y suele ser un cargo anual del que es difícil escapar.

¿Qué costos hay que pagar con las tarjetas de crédito? 


 Dado que cuando utilizas las tarjetas de crédito pides dinero prestado al banco, tienes que pagar un determinado tipo de interés en función del tipo de tarjeta y del banco emisor. Por eso, si tu deuda está fuera de control, el coste de usar tu tarjeta de crédito puede dispararse.

Todos tenemos en mente que si pasamos la fecha límite y no pagamos la totalidad de la tarjeta de crédito, pagaremos intereses. Lo que mucha gente no sabe es que éste es sólo uno de los muchos costes de utilizar una tarjeta de crédito.

Los costos asociados a las tarjetas de crédito son:

  • Costo por mantenimiento anual.
  • Costo de manejo de la tarjeta.
  • Costo por renovación del plástico al vencimiento.
  • En algunos casos, costo por renovación anual de los servicios de la tarjeta de crédito en caso de que no hayas consumido lo suficiente para bonificarla.
  • Costos por afiliaciones a programas de beneficios.
  • Comisiones e intereses por compras y avances de efectivo, siendo éstas últimas las más costosas.
  • Comisiones por compras pactadas en cuotas fijas, las cuales suelen ser muy altas.
  • Comisiones por cobranzas externas.
  • Algunas tarjetas de crédito cobran comisiones directas por compras en el exterior (sin optar por el período exento de intereses).
  • Si te roban la tarjeta, la renovación del plástico tiene un costo.
  • En algunos bancos te cobran una tarifa por solicitar tu estado de cuenta en la oficina del banco.
  • Si solo tienes la tarjeta de crédito, los bancos suelen cobrar cargos de procesamiento mensual.

El hecho que debes tener en cuenta es que todas las tarjetas de crédito tienen un periodo sin intereses, y si sabes aprovecharlo, pagas menos intereses.

Imagine, por ejemplo, que el pago de su tarjeta de crédito vence el día 30 de cada mes. Si realiza una compra el día 12, dispondrá de 18 días sin intereses para pagar o, al menos, pagar una gran parte de su compra. De este modo, pagarás pocos o ningún interés por un préstamo a corto plazo.

En este punto, es importante aclarar que cuando pagas tu tarjeta de crédito, la acreditación tarda entre 24 y 72 horas en hacerse efectiva, por lo que si el dinero llega después de la fecha de pago, tendrás que seguir pagando intereses (los cuales no tienen ni un minuto de demora). Por lo tanto, le recomendamos que no espere hasta el último día para aprovechar el periodo sin intereses y que esté atento a si serán días hábiles o si su fecha de corte caerá en fin de semana.

Antes de solicitar una tarjeta de crédito, Consulte en el sitio web de su banco las tarifas y comisiones de todos los gastos asociados al uso de una tarjeta de crédito para determinar si pagar en efectivo es más rentable que utilizar una tarjeta de crédito. Además, te recomendamos que realices tus pagos a tiempo y siempre en cantidades que superen el pago mínimo, para que pagues menos intereses.